Profesionales informáticos

A propósito del inicio del año estudiantil 2014, tuve el privilegio de ser invitado por la Escuela de mi Ex Universidad (Pontificia Universidad Católica de Valparaíso) a contar mi experiencia profesional como ex alumno a 10 años de mi egreso. La idea era contarles a los “mechones” (alumnos de primer año de las carreras de Ingeniería Civil y Ejecución Informática) como nos desempeñamos los profesionales del área en el mundo laboral “real”. Si bien repasé mi experiencia de vida y detallé mi experiencia laboral en distintas empresas, quise dejar de lado los discursos autocomplacientes y de buena crianza (a cargo de los profesores y autoridades universitarias) y enfocarme en todas las habilidades o skills que hoy buscan las empresas y que generalmente no se enseñan en el teórico mundo universitario, pero que resultan diferenciadores a la hora de conseguir un buen empleo y – por qué no decirlo – triunfar en el competitivo mundo laboral de hoy.

Momento de progeria

Progeria me provocan esas viejas de mierda que andan en pedazos de 4×4, que se nota a cuadras de distancia que no son de ellas. Se les ve incómodas manejándolas y les cuesta hacerlas doblar en las esquinas; para qué hablar de cuando las tienen que estacionar. Obvio que es la camioneta del esposo o del hijo: si es la del esposo, obvio que ella se casó por conveniencia con él, porque era un buen partido. La vieja no ha sido nunca más que dueña de casa. Al tipo le ha ido siempre bien en la vida y ella, ni tonta ni perezosa, se aprovecha de ello: vieja sebosa. Si es la del hijo, es una camioneta comprada con el esfuerzo y rigor de alguien que se educó solo, que trabajó y consiguió por sí solo la independencia respecto de los pobres bolsillos y mente de su madre con nada de su apoyo. Todo, para que la señora ésta se ande jactando por el centro de la ciudad o ante sus amigas que también le sacan las SUV a sus esposos o hijos.

Paul Krugman es malvado

Hace unos días leí que un nobel de economía trataba de malvada a la BTC, esta extraña moneda descentralizada que causa amor y odio alrededor del mundo. Una humorada para mí hasta que por un amigo me enteré que dicho personaje no era otro más que nuestro amigo Paul Krugman, premio nobel de economía en 2008. No esperaba que fuera él aún cuando no me extrañó su comentario, que sin dejar de ser retrógrado va en la conservadora línea con la que muy comúnmente trata diversos temas económicos.

1 3868646195 (916) 577-7699 14